Un Filtro Anti-Cargosos Muy Efectivo

Nada más incómodo, poco práctico y ciertamente FRUSTRANTE es tener que responder cada día a los mensajes de personas que poco contribuyen al crecimiento de un negocio.

Sí, incluso aunque se trate de Clientes. ¿O acaso me vas a decir que nunca tuviste a un comprador “pesado” quejándose por todo? (más allá de que hayas cumplido al pié de la letra con lo pactado, siempre encontraba “algo extra” para reclamar)

Son los mismos que también culpan al mundo por los resultados que obtienen (sin darse cuenta que los principales y habitualmente únicos responsables de lo que les ocurre son ellos).

Oh sí…

A continuación te diré exactamente cómo se soluciona esto (y lo que es más importante, cómo prevenirlo y así no tengas que sufrir esa mala experiencia, ok?)

Vamos entonces:

Lo primero que debes hacer para no caer en ese “círculo vicioso” es seleccionar muy bien quiénes son tus Clientes Ideales (puedes tener muchos a la vez, da igual)

Y no hablo solo de sus intereses, sino también de por qué hacen lo que hacen, cuáles son sus metas, qué están dispuestos a hacer para lograrlas, capacidad de trabajo, inversión, COMPROMISO, enfoque, etc.

A partir de eso tu único objetivo tiene que estar puesto en ENTENDER lo qué les pasa, buscan y lo más importante: cómo puedes ayudarles del mejor modo posible a calmar sus deseos y satisfacerlos, sin caer en zalamerías baratas que solo contribuyen a destruir tu imágen.

Hecho esto, el siguiente paso es CERRAR un trato con ellos.

Y aquí es donde 9 de cada 10 hacen agua por todos lados.

Algunos porque no tienen qué ofrecer, otros porque sus productos o servicios no se ajustan perfectamente a los compradores que tienen delante, otros porque no saben diferenciarse y adoptan la estrategia de “vender más barato” (sin percibir que de ese modo solo consiguen atraer Clientes exactamente opuestos a los que desean) etc.

¿La solución?

Usar un sistema de marketing que separe a los “buenos” del resto basado en 2 simples pasos:

1. Ventas – Si un prospecto no adquirió cierta oferta (diseñada y presentada de forma estratégica en el momento oportuno) no merece seguir en tu lista.

2. Atención – No puedes (ni debes) dedicarle el mismo tiempo y energía a un comprador que gastó USD 10 en tu negocio, frente a otro que invirtió USD 1.000 o más.

Aplicando estos dos simples pasos evitas atraer a las personas equivocadas y desinfectas tu negocio de posibles alimañas que anden rondando en el.

Como siempre, las cosas que funcionan claras y sin vueltas.

About The Author

Adrian Marquisio

Adrian Marquisio es un emprendedor serial, fundador de múltiples negocios y mentor. Actualmente ayuda a emprendedores y consultores que buscan una forma simple y rentable de hacer crecer sus negocios.