Los Chicos Millennials Me Arruinan

A veces me asombra (aunque cada vez menos) ver a mucha gente intentando hacer cosas que de antemano ya se sabe, no van a funcionar.

O también cuando buscan “oportunidades” escondidas para ganar más y pasan por alto las que tienen delante de sus ojos (que a menudo son las que más rápido y mayores beneficios generan)

Francamente no se si actúan así a propósito o solo porque no tienen idea de cómo hacerlo mejor.

En cualquier caso, el punto de este correo es comentarte una pequeña parte del diálogo que mantuve con un Cliente durante una llamada en donde casi a punto de quebrarse me dice:

“… la verdad Adrian ya no se más cómo presentar mis ofertas a los jóvenes. Resulta que hasta el pasado mes funcionaron muy bien los cupones e invitaciones que ofrecía en una de las páginas del negocio, utilizamos ese mismo recurso en facebook hasta que de un día para el otro ¡BOOM! casi todas las personas que habían demostrado cierto interés en comprar e incluso ya habían concretado su pedido se esfumaron no sé hacia dónde. Honestamente Adrian, los chicos millennials no son rentables para mi negocio y me arruinan…”

Ok, esto no es un problema “épico” aunque sí requiere de cierta visión y experiencia (de hecho, le dije exactamente lo que le estaba pasando y cómo solucionarlo: pista: algunos de sus competidores le hacían ingeniería inversa en sus anuncios y le robaban todos sus clientes. Al día de hoy ya está facturando casi un 45% más que antes. Pan comido.)

Para empezar, hay que entender algo: si no sabes cómo “vender” tus productos a los Millennials, tu negocio va rumbo directo a la quiebra.

Sin escalas.

Ellos son (¿somos? nací en 1979) tus actuales y futuros Clientes. Punto.

Ahora bien, pretender que esta gente nueva adquiera una solución de la misma forma que lo hacían sus abuelos o incluso padres, es perder el tiempo y muchos, muchos ingresos.

No hace falta que me creas, si entiendes un poco de mercados habrás visto que:

· Cada año se venden más y más teléfonos inteligentes.
· Los viajes, entre personas de 25 a 40 años, es un gasto en pleno crecimiento.
· Las marcas de ropa nunca han facturado tanto como en los últimos 5 años.
· Y… todo lo que es tecnología, información segmentada y más se vende como pan caliente.

¿Realmente alguien puede afirmar sin ponerse rojo que los Millennials son el problema?

Yo tampoco.

La solución en este y en todos los casos es la misma:

Hay que entender al Cliente.

Solo así se pueden crear sistemas de marketing que vendan “sin vender” tus productos o servicios.

El juego ya ha cambiado.

Quienes no lo entiendan o acepten, entonces pueden decirle adiós a sus emprendimientos.

Por ese motivo es que desde hace muchos años selecciono muy bien con quién trabajo.

No necesito “perseguir” a nadie para que compre ni tampoco rebajar mis precios.

Algo que enseño en mis entrenamientos y otras formaciones que brindo.

About The Author

Adrian Marquisio

Adrian Marquisio es un emprendedor serial, fundador de múltiples negocios y mentor. Actualmente ayuda a emprendedores y consultores que buscan una forma simple y rentable de hacer crecer sus negocios.